Categoría: Guerra contra el narcotráfico

HALLANMUERTODESCABEZADOCONHUELLASDETORTURAQUEFUEARROJADOALAAVENIDA

Dicen:

HALLANMUERTODESCABEZADOCONHUELLASDETORTURAQUEFUEARROJADOALAAVENIDA

y

el día se cierra

¿a cuál de los 150 mil cadáveres se refieren?

Anuncios

2día

Quizá no estás muerto

tal vez no te cargaron los milicos

y

desde otro terreno

quizá halconees

 

dicen que te vieron cambiar de esquina

alejarte del punto

LA PUERTA, le llaman

a tu mirada cerrada

a tus ojos que gritan

tal vez

 

“no te me rajes chamaco”

te lo dice tu madre

alentándote al calorcito del billete en llamas

Memo el mojado de la serie La Raza del Cartel Huerco de Ricardo Delgado Herbert

Memo el mojado de la serie La Raza del Cartel Huerco de Ricardo Delgado Herbert

cartaalSeñorMinistro

Señor ministro de educación le envío esta misiva con el propósito de que analice la inclusión de un apartado en la materia de Lenguaje. Estoy convencido que ese otro sistema de comunicación llamado Nostalgia debe ser enseñado desde la niñez. No sabe usted el bien que le haría a este país dando una cátedra semanal sobre este sentimiento tan socorrido por nosotros, los humanos.

De entrada le digo que uno de los beneficios es que todos los malos políticos, esos que siempre están añorando el poder y el dinero, aprenderían desde chiquitines a calmar sus impulsos voraces de regresar a sentarse en la silla de mármol para seguir comiéndonos vivos. Esa es sólo una de las bondades de incluir en el programa escolar el tema de “Lenguaje de la Nostalgia”.

Ahora que si pasamos a la vida de los sicarios, imagine usted si esos muchachos que decidieron abrazar la muerte dejan de sentirse ausentes de la vida. Que logren olvidar el pesar de los días en que masticaron bolas de tierra y bebieron agua de lluvia. Aquellos hombres que todas las noche se queman las manos con el fuego del artificio controlarían el ansia de comer diamantes y correr autos de lujo, aprenderían a vivir con lo necesario y ser felices.

Ministro mi argumento no acaba aquí, que la nostalgia también ahoga a las personas “buenas”. Si usted es observador mire a la encargada del aseo de los baños, al vendedor de chocolates y hasta su hija. Todos algún día vivieron en el territorio de la nostalgia. Alguno que otro se mató, y no es que busque disminuir la tasa de mortandad pero me parece válido que la gente sepa encontrar las salidas simples y llanas, no esperar a ver el foco rojo encendido.

Señor lleve este mensaje al Presidente y dígale que está acabando con todo. Que comprendemos que la guerra es necesaria, pero que el recrear los tiempos pasados, la nostalgia por la paz nos ha dejado perplejos, sin poder ayudar. Tenemos derecho a vivir en paz. Llenarnos de nostalgia por los capítulos posibles y los imposibles de la vida de cada uno de los ciudadanos que habitamos el país, pero mire abandoné el sentimiento por mi amada debido a la nostalgia de lo que era mi país hace 6 años.

Para Ceci Nava

ocurrencias

126 HUMANOS TIERRA ADENTRO. nO SE ME OCURRE MAS QUE METER A ESTE PAÍS DENTRO DE UNA FOSA Y QUE LOS QUE NO ESTÉN AQUÍ, EN ESTE TERRITORIO QUE LLAMAMOS méxico, VENGAN A SACARNOS.

hoytambiéntehanasesinado

hoy también te han asesinado

tu muerte

esa que llegó por la noche en la acera tibia

al calor del fuego de las maquinas

se repite como eco

no es que revivas

es que mueres otra vez

volvemos a cavar tu tumba

a vestirte   peinarte   almidonarte

a tocar el rostro frío y tierroso

 

hoy también te han asesinado

y muero un poco más

quisiera meterme contigo a ese cajón

pero quedé vivo para hablar de ti

para recordarte muerto por todos los días de los siglos

para morir contigo

voy abrazar la banqueta donde te dejaron tirado boca abajo

para alcanzarte

Model for a Sculpture de Geore Baselitz

Model for a Sculpture de Geore Baselitz

quenadiesentere

I

me hablan para contarme que mataron a mis amigos

los dejaron sobre la banqueta tirados

ellos huyeron a pie de rico

me hablan y me cuentan        los recuerdo y me siguen contando

la palabra entra por mi oído derecho y sube a mi cerebro

la bala entra por la frente y explota todo

-“sin las balas del poema estoy perdida y ustedes también”- recuerdo

me hablan para contarme que mataron a mis amigos

los dejaron sobre la banqueta tirados

ellos huyeron a pie de rico

estamos     aquí         esperándoles con las balas del poema

¡ESTAMOS PERDIDOS!

II

mis ojos sea apean al cráneo para mirar a los muertos

a mis amigos inertes sobre la acera

a mis otros amigos paralizados de miedo

II

la palabra vive en la sangre que mancha las calles

-transeúntes encontraron varios cuerpos sobre la acera- dice el tuiter

la palabra se frota al pixel y brota la sangre que ahora está en las pantallas

que escurre hacia el teclado

esos 4 hombres no son novedad

como el sonido del río y los peces que cruzan la bocana

como el trueno del casquillo

como el chillar de las llantas

como el llanto y los rezos de mis amigos

todos(primeraparte)

Desde el 2006 empece a acostumbrarme a la violencia en Tampico-Madero-Altamira. El sonido de las ambulancias a media noche, las patrullas circulando a toda velocidad por la principales avenidas, los soldados merodeando por las pequeñas calles de mi colonia, los sicarios cruzando la calle con sus “AR’s”, los cuerpos, la sangre, el llanto, la mueca, LA HUÍDA.

El 31 de marzo del 2006 fui testigo de un ajuste de cuentas contra un empresario que se negó a pagar el “derecho de piso”. En aquella noche cálida de principios de primavera empezaban a propagarse la ceguera y sordera entre los policías municipales; cáncer que después se contagió a todos: gobernantes, sociedad civil organizada y no organizada. Todos inútiles.

La arena y la sal siguieron cayendo sobre el pavimento del malecón; también los casquillos se esparcían velozmente por las aceras, por las casas, dentro de los cuerpos, penetrando en las cabezas vivas. El trueno del arma se convirtió en el nuevo silbato del tren, en el pito del barco y la turbina del avión al partir.  Todo mutó terriblemente.

Ni los soñaba – así decía mi abuela cuando llegábamos a su casa sin avisar.- Lo que ha pasado en Tampico-Madero-Altamira nadie lo soñó, algunos creen que es un sueño, muchos se fueron a soñar en algún condado de Estados Unidos y a bastantes la pesadilla los engulló. Todos estamos dentro de la pesadilla, hasta los narcotraficantes.

 

 

Elmil60

Yo deseo tener un hijo, hasta he pensado el nombre que le pondría pero cuando veo, leo y escucho las noticias sobre la violencia en México dudo.
Durante los noventa crecí en una colonia donde había asaltos y se vendía droga en Tampico, Tamaulipas, a pesar de todo podíamos caminar por las calles a cualquier hora incluso ir a la tienda casi a medianoche, hoy no es posible.

En abril del año pasado, cuando fui a visitar a mi familia al sur de Tamaulipas, me enteré por un amigo reportero de la muerte de dos niños a causa del fuego cruzado,en un enfrentamiento en la carretera de Tampico hacia Ciudad Valles, San Luis Potosí. Los infantes regresaban de un congreso cristiano. El camión donde venían padres e hijos quedó parado en medio de la balacera entre sicarios y militares. Las balas perforaron todo y pese a que estaban pecho tierra fueron heridos de muerte, sobrevivió más de la mitad del grupo.

El caso no fue, como la mayoría, publicado por los diarios de la localidad ni los nacionales. No fue bandera como la muerte de Martín y Bryan Almanza Salazar, de 9 y 5 años, respectivamente, que en un viaje familiar a playa “Bagdad”, en Matamoros, murieron por ataque del Ejército. Ellos están dentro de los mil 59 chiquillos que de acuerdo al conteo de La Red por los Derechos de la Infancia en México han sido asesinados debido a operaciones militares erróneas, sicarios enardecidos o en fuego cruzado. Forman parte de las 12 mil 608 ejecuciones del 2010 y más de las 30 mil en lo que va del sexenio de Felipe Calderón.

No sé si los dos hermanos que fueron asesinados en el tramo Pánuco – Moralillo de la carretera Tampico – Ciudad Valles estén dentro del conteo. No sé si a la ONU realmente le interese defender a los infantes del mundo. No sé si los adultos somos 100 conscientes de la gravedad de la guerra contra el narcotráfico, pero David Ramos que tiene 11 años sabe que no debe acostarse en la cama con la cabeza en dirección hacia la puerta porque puede entrar una bala y morir. Ojalá que nunca llegue el mil 60.

¿Quién está trabajando para que regrese la paz a México?

Funeral de Los Almanza en Nuevo Laredo por Cuartoscuro

Funeral de Los Almanza en Nuevo Laredo por Cuartoscuro